La primera misión científica peruana a la Luna está en peligro por falta de dinero

October 27, 2017

 Ruth Quispe, una de las fundadoras de Killa Lab, en una simulación espacial en el desierto de Utah (Estados Unidos). | Fuente: Killa Lab

 

 

El hombre llegó a la Luna en 1969, pero ningún proyecto peruano se ha aventurado tan lejos. Ese es el objetivo del colectivo científico Killa Lab, fundadores de la Sociedad Científica de Astrobiología del Perú. En pocos meses podrían convertirse en los primeros latinoamericanos en llevar un proyecto hasta el único satélite natural que orbita la Tierra.

 

Killa Lab está formado por más de diez integrantes que no superan los 30 años y están liderados por la bióloga Ruth Quispe, la microbióloga Sofía Rodríguez, el químico Rómulo Cruz y el ingeniero mecatrónico Marco Capcha. Los une su interés por la vida de las cianobacterias. También conocidas como algas verdes-azules, un grupo de bacterias muy especiales, que hace 3,600 millones de años inventaron la fotosíntesis y cambiaron drásticamente la evolución de la vida.

 

El objetivo de Killa Lab (Killa significa luna en quechua) es enviar un mini laboratorio (muy parecido a una lata de leche) que contiene este tipo de bacterias, recolectadas en Ticlio y en el desierto arequipeño de La Joya, y probar su resistencia a la alta radiación ultravioleta. De obtener un resultado positivo, serán utilizadas para la investigación de los sistemas microbianos presentes en el Perú. También, esperan que sus hallazgos sirvan para la producción biotecnológica de trajes espaciales y más recursos para la próxima base humana en la Luna. Pero todo este plan puede desmoronarse por falta de dinero.

 

"Nuestro objetivo principal es poner al Perú en el grupo de vanguardia de la exploración espacial. Muchos científicos peruanos (con el mismo fin) ya se han ido de aquí por falta de apoyo. Sería una nueva oportunidad perdida si no empezamos de una vez", dijo Sofía Rodríguez a RPP.

 

Dinero a medias